COLGADO FUE AL HOSPITAL PARA UN CONTROL Y LO PONEN DE COMPAÑERO DE UN CADAVER


El colgado de Emiliano Herráiz, 53 años, nunca pensó que su estancia en el hospital iba a ser tan desagradable. Ingresó el lunes 13 de abril por una hiperglucemia (subida en el nivel del azúcar) y estuvo dos horas con su compañero de habitación muerto.
"Estoy operado de la columna y ese día se me disparó la glucosa y me hacen compartir el cuarto con otro hombre, mas o menos de mi edad que estaba enfermo de hepatitis, de hecho estaba totalmente amarillo", recuerda Emiliano.
Después de la consulta del médico, su compañero empezó a agonizar, "A las cinco de la tarde del martes murió y me salí del cuarto".
Para no quedar solo con el cadáver, se fue a dar un par de vueltas para que le retiraran el muertito.
"La cena la trajeron pasadas las 19.30 h, pero yo no pude comer porque todavía no habían retirado el cadáver ni limpiado la habitación". "Es una vergüenza que me hayan tenido dos horas con una persona fallecida".

No hay comentarios: