LA FIESTA SIGUE SIENDO BRASILERA

Habilitan la unión civil "poligámica". Aseguran que la monogamia es sólo una "conducta cultural".



La relación entre dos mujeres y un hombre fue autorizada por la Justicia de Brasil, en un acuerdo que incluye una separación de bienes en caso de ruptura. La Justicia argumentó que "no existe un impedimento legal que lo prohíba".
La declaración común de bienes, según recoge el diario Folha do Sao Paulo, afirma que el trío "intenta establecer reglas para garantizar sus derechos y deberes, pretendiendo que sean reconocidos social, económica y jurídicamente, en caso de litigios entre sí o con terceros, teniendo como base el principio constitucional de igualdad".
Según María Berenice Dias, vicepresidente del Instituto Brasileño de Familia (IBDFAM), no existen problemas para asegurar una relación continua y duradera: "El principio de monogamia no está en la Constitución, es una conducta cultural. El código civil lo que prohibe son casamientos entre personas ya casadas".
Asimismo, Berenice Dias sostiene que es la autorización de la relación es la primera que se hace en el país con el objetivo de "garantizar su derecho como una familia" y añade que una vez aceptada esta unión, que es un "primer paso" pueden solicitarse "otros derechos, como los beneficios del Seguro Social".
"No estamos inventando nada", asegura por su parte la abogada y notaria brasileña Claudia do Nascimento Domingues, quien registró la "unión civil poligámica".
Oficialmente no se trata de un matrimonio, sino de una "escritura pública declaratoria de una unión poliafectiva estable", le dijo la abogada a Jefferson Puff, periodista del servicio brasileño de la BBC.
El trío, formado por un hombre y dos mujeres, vive en la misma casa, comparte gastos y mantiene una relación de "lealtad y compañerismo" desde hace más de tres años en Río de Janeiro.
"Hemos visto en los últimos años una serie de cambios en el concepto de familia. En mi opinión, esta unión poliafectiva no afecta al derecho de otras personas", dice la notaria.
En la práctica, el documento registra las voluntades de las tres personas, con diversas cláusulas en las que se especifican detalles sobre pensión, reparto de bienes, planes de salud y separación.
Según la notaria, le corresponderá a empresas y órganos públicos aceptar o rechazar al trío como "unidad familiar", y los tribunales podrán tomar acción para juzgar la validez de los potenciales recursos que haya.
En todo caso, Do Nascimento Domingues espera que el caso sirva de precedente para el establecimiento de otros tipos de familia de diverso número, que según ella pueden incluir dos hombres y una mujer, tres hombres, dos mujeres y dos hombres, etc.





No hay comentarios: